Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

REDR REDR

  • Twitter
  • Facebook
  • Youtube
Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

Destino rural REDR: Liébana, millonaria en patrimonio ecológico

31/07/2012 Área: Artesanía y Turismo Fuente: Grupo de Acción Local Liébana

La Comarca de Liébana está situada en el extremo occidental de Cantabria, y ocupa una superficie de 575 Km2. La excepcional conformación de su medio físico siempre ha condicionado fuertemente a las poblaciones humanas que sobre ella se han asentado. Aislada por su orografía del resto de la Comunidad, y de las otras provincias con las que limita (Palencia, León y Asturias), sus fronteras encierran una comarca geográfica y humana altamente definida.

Este gran valle, que se corresponde con la cuenca alta y media del río Deva, aparece naturalmente amurallado por los Picos de Europa (N), Peña Sagra (E) y la Cordillera Cantábrica (S y O). La profundidad del fondo del valle, por debajo de los 300 metros sobre el nivel del mar, contrasta con las altas cumbres de los Picos de Europa, que llegan a superar los 2.000 metros.

La singularidad geográfica de la comarca ha dado lugar a situaciones climáticas particulares: Liébana no comparte el clima atlántico propio de su ubicación en la cornisa cantábrica, pues los picos que la encierran cortan la pluviosidad procedente del mar. El resultado es un clima más seco, que ha permitido la génesis de una gran diversidad de ecosistemas y especies de flora y fauna.

Destaca sobre todo su riqueza y variedad forestal. Nos encontraremos con vegetación de tipo mediterráneo en las zonas más bajas: encinares, alcornocales y algunos madroños. Las zonas de altitud media ofrecen un impresionante espectáculo, sobre todo en otoño, de bosques caducifolios: densos hayedos, salpicados de acebos, abedules y serbales; robledales, castañares...

En las zonas altas abundan los pastizales y el roquedo de alta montaña. Este mosaico de hábitats es el hogar de numerosas y valiosas especies animales. Grandes mamíferos habitan bosques y praderías de altura: el oso pardo, el jabalí, el venado, el corzo, el rebeco, e incluso el lobo aparece esporádicamente por estas tierras. También es notable la diversidad de nuestra avifauna. Destaca la única presencia del urogallo en Cantabria; rapaces como buitres leonados, alimoches, águilas calzada y culebrera, el halcón peregrino o el aguilucho pálido. Los ríos y sus riveras ofrecen, finalmente, una buena representación de especies amenazadas como salmones o nutrias.

El altísimo valor de nuestra riqueza ecológica, perpetuada parcialmente por los usos tradicionales de los escasos habitantes de la comarca, es reconocido por las diferentes figuras de protección institucional que se superponen en el territorio. Así, una buena parte del mismo está dentro de los límites del Parque Nacional de Los Picos de Europa (macizos central y oriental): Liébana aporta al Parque Nacional de los Picos de Europa 15.381 Ha. El Parque Nacional incluye parte del territorio de los municipios de Camaleño y Cillorigo, y la totalidad del municipio de Tresviso.

Además del Parque Nacional de los Picos de Europa contamos con varios de los espacios que se incluirán en la red de espacios protegidos promovida por la Comisión Europea Natura 2000. Entre LICs ("lugares de interés comunitario") y ZEPAS ("zonas de especial protección para aves"), la comarca contará la protección europea de buena parte de sus espacios: El sistema fluvial del río Deva (LIC) y el Desfiladero de La Hermida (ZEPA); Las zonas altas y medias de la comarca entera (LIC) y la Sierra de Peña Sagra (ZEPA).

Patrimonio cultural

La comarca lebaniega cuenta con interesantes monumentos arquitectónicos y elementos de interés etnográfico, fruto del paso de sus moradores a través de la historia. Las primeras culturas asentadas en Liébana están directamente relacionadas con las invasiones célticas que se produjeron en torno al año 900 a C.

Esta población indígena cántabra ha sido el objeto de sucesivas presiones e invasiones posteriores, por parte de otros pueblos que aspiraban a dominar su territorio y reducir su famosa resistencia. Tanto los romanos (29-19 a C.) como los invasores germánicos (siglos VI-VII) tuvieron que hacer frente a la irreductibilidad de los antiguos cántabros. De la época de la (débil) romanización, pueden observarse actualmente las estelas funerarias de Lebeña, Luriezo, Bores y Villaverde. Pero es tras el rechazo a las invasiones musulmanas comenzado por el reino asturiano en el siglo VIII y con la "repoblación monástica" con inmigrantes hispanovisigodos y posteriormente mozárabes procedentes de las zonas en conflicto cuando , ya en el siglo X, culmina el proceso de aculturación de los pueblos indígenas. Es precisamente de la generalización del cristianismo y la reorganización feudal del territorio el periodo a partir del cual los habitantes de la comarca han dejado huellas de su presencia que permanecen hasta nuestros días. Torres defensivas bajomedievales, casonas y palacios de estilo barroco, conjuntos de arquitectura rural popular y los tradicionales (y escasos) hórreos son los monumentos y edificaciones que han pervivido de este pasado hasta nuestros días, dignos de visitar y conocer.

La comarca de Liébana cuenta también con un interesante patrimonio religioso, construido desde las fases más tempranas de la cristianización de la península. Las primeras referencias documentales sobre la existencia de monasterios datan del siglo VIII, todos ellos ubicados precisamente en Liébana (San Martín de Turieno, Aguas Cálidas, Tanarrio -725-, Lebeña, Santa María de Cosgaya y San Salvador de Villena -796-). De hecho, los numerosos monasterios que existieron en Liébana fueron la punta de lanza de la repoblación del territorio desde la cordillera cantábrica, a raíz del rechazo de la invasión musulmana iniciada por el reino asturiano. Este es el origen del asentamiento de dos de los monasterios cuyas edificaciones (desigualmente conservadas) pueden visitarse hoy en día: Santo Toribio de Liébana (antiguo San Martín de Turieno) y Piasca. La comarca cuenta además con numerosas iglesias y ermitas de origen románico y barroco, que, aunque muy reconstruidas, son testigo fiel de la importancia de la cristianización en la organización socioeconómica del territorio lebaniego.

Entre los monumentos y lugares de visita ineludible cabe mencionar el Monasterio de Santo Toribio de Liébana, la Iglesia de Santa María de Piasca; la Iglesia de Santa María de Lebeña, la Iglesia de San Vicente Mártir de Potes; la Iglesia de San Juan Bautista; el casco histórico de Potes; el conjunto histórico de Mogrovejo; las estelas cántabro romanas; y el conjunto etnográfico existente en la comarca de hórreos, telares y batanes

En el capítulo de la gastronomía, Liébana cuenta con una importante producción artesanal de alimentos elaborados a partir de materias primas locales. En los últimos años, se han recuperado para la venta productos fuertemente enraizados en la tradición local, que antiguamente se elaboraban casi exclusivamente para el consumo en el seno de los hogares. La producción de quesos, orujos, embutidos, miel y mermeladas suma más de 40 empresas, cuyas producciones crecen cada año. El éxito de nuestros productos enlaza directamente con nuestra condición rural: la fuerte vocación ganadera y agrícola de la comarca asegura materias primas naturales y de gran calidad, mientras que el turismo está dando un nuevo impulso a este tipo de mercado.

La calidad de los quesos de Liébana está reconocida por dos de las Denominaciones de Origen de Cantabria: D.O. Quesucos de Liébana y D.O. Picón Bejes-Tresviso. Los Quesucos comprenden una amplia gama de quesos de pequeño tamaño, en torno a los 400 grs., elaborados a partir de leche pasteurizada de vaca, cabra, oveja y/o mezcla de estas leches. Se trata de quesos sin prensar (por autoescurrido), y alcanzan su maduración óptima a partir del mes. Este queso se elabora principalmente en el Valle de Camaleño, y a pesar de la denominación común, cada quesero consigue un producto único y diferente. De pasta firme, compacta y color ligeramente amarillento, los Quesucos tienen en general un sabor suave y una textura mantecosa.

El Queso Picón es un queso azul con una fuerte personalidad, que se elabora a partir de una mezcla cruda de leches. Al no llevar pasteurización, la maduración mínima de estos quesos es de dos meses. De tamaño variable (desde ½ kg a 2 kg), su pasta es compacta, con ojos y de consistencia untuosa. Su sabor es ligeramente picante, y su color alterna vetas blanquecinas y azulverdosas. El Picón se elabora principalmente en los pueblos de Tresviso y Bejes, y constituye la base de su economía. La maduración de estos quesos tiene lugar desde tiempos ancestrales en las cuevas de los Picos de Europa, lo que les da un sabor y unas características únicas.

El resto de la oferta alimentaria propia de la comarca de Liébana se completa con sus tradicionales productos cárnicos (boronos, morcilla, chorizos, etc.), y una incipiente industria apícola e incluso conservera (mermeladas), aprovechando la aptitud de la comarca para este tipo de producciones, que hace que se obtengan unos productos de alta calidad. La miel de Liébana está empezando a situarse en una buena posición en el mercado. La comarca cuenta con una producción bastante elevada y tiene como garantía las buenas condiciones naturales de Liébana para este tipo de producción y el saber hacer de los artesanos mieleros, que han tenido buenos maestros en sus antepasados. La explotación del recurso de la miel es una práctica muy antigua en Liébana, pero ha sido recientemente cuando este producto se ha lanzado al mercado.

La comarca de Liébana cuenta además con una importante y creciente producción de orujos. El orujo lebaniego es un fuerte aguardiente destilado en alquitaras gota a gota, y se caracteriza por su peculiar aroma a pepita de uva. En los últimos años se está abriendo a nuevos mercados fuera de la comarca, e innovando con productos diferentes al orujo tradicional, como los licores con sabores muy variados (té del puerto, frutas, crema, etc.) que, gracias a su conseguida elaboración, cuentan con gran aceptación entre los consumidores.

Tal es la importancia de la producción de orujo en Liébana que hace unos años se ha institucionalizado una fiesta local en torno a este recurso, llamada Fiesta del Orujo, que se celebra anualmente el segundo fin de semana de noviembre, y en la que tiene lugar el destilado del orujo públicamente en las calles de Potes y se otorga el premio al mejor orujo conseguido mediante una valoración a través de cata a ciegas.

Grupo de Desarrollo Rural

Grupo de Acción Local Liébana

C/ San Roque, 7, 2º. POTES. 39570. Cantabria

TELÉFONO: 942 730726 / 942 730728

MAIL: liebana@comarcadeliebana.com

WEB: http://www.comarcadeliebana.com/

Más información

http://www.sobrecantaria.com

 

Imprimir ficha

Buscador




Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es