Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

¿Puede convertirse LEADER en un factor dinamizador del despliegue de la banda ancha en las zonas rurales?

24/01/2018 Área: Nuevas Tecnologías Fuente: ENRD

Artículo de Jan Dröge, director del servicio de apoyo para la red de oficinas competentes en materia de banda ancha (BCO-SF, por sus siglas en inglés), publicado en la revista Rural Connections de otoño/invierno que edita la Red Rural Europea.

Las comunidades locales están adoptando cada vez más medidas para proporcionar un acceso a Internet de alta velocidad en aquellas zonas en las que los operadores comerciales no hayan desplegado la banda ancha. ¿Cómo pueden conjugarse la innovación a nivel local con la financiación de la UE para la banda ancha a fin de alcanzar la conectividad universal?

EL DÉFICIT DE BANDA ANCHA EN EL MEDIO RURAL

El programa LEADER se creó a modo de iniciativa comunitaria para captar y aprovechar la energía y la creatividad de las comunidades locales en beneficio del desarrollo rural. Una receta que ha inspirado iniciativas de éxito dirigidas por las comunidades locales y financiadas por la UE. ¿Podría convertirse LEADER ahora en un factor dinamizador del despliegue de la banda ancha en las zonas rurales?

Aunque durante los dos últimos periodos de programación, los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos han asignado casi 10 000 millones de euros al despliegue de la banda ancha, en el período 2007-2013, por ejemplo, una proporción significativa de dichos fondos se quedaron sin solicitar, y la conectividad de las zonas rurales y montañosas continúa estando muy por debajo de la media de la UE, y preocupantemente lejos de los objetivos oficiales de conectividad universal. El despliegue de la banda ancha en la UE suele estar en manos de operadores privados de telecomunicaciones, que por lo general tienden a concentrarse en las zonas geográficas que generan un mayor retorno de la inversión. Se trata normalmente de zonas en las que la densidad demográfica y los ingresos son más elevados, donde existe un denso ecosistema de agentes económicos y donde el paisaje geográfico no supone un problema para la inversión. Las zonas insulares, rurales, remotas y montañosas adolecen, por tanto, de una particular falta de inversión en materia de acceso a banda ancha.

La buena noticia es que, durante los últimos años, varias comunidades locales han adoptado medidas para proporcionar acceso a Internet de alta velocidad en sus zonas. En este artículo nos centraremos en tres de estas iniciativas que demuestran cómo la innovación a escala local y la financiación para la banda ancha en la UE pueden conjugarse para ayudar a alcanzar la conectividad universal.

BANDA ANCHA PARA EL NORTE RURAL

Broadband for the Rural North (B4RN) es una iniciativa surgida en Lancashire (Reino Unido), zona en la que las comunidades rurales no podían conseguir que los operadores de telecomunicaciones establecidos realizaran inversiones. Un grupo de ciudadanos puso en marcha una cooperativa cuyo modelo de negocio se basa en el objetivo de alcanzar un 100 % de cobertura.

Ello implica que si un pueblo se conecta a la red B4RN, quedan incluidas todas las casas de la zona, incluso aquellas que se sitúen más lejos de las carreteras principales de acceso. Y, cualquiera que sea el coste variable de conexión, B4RN cobra la misma tarifa a todos los hogares.

La respuesta ha sido impresionante, hasta alcanzar un grado de implantación superior al 62%, lo que significa que casi dos tercios de los residentes pagan la suscripción mensual para obtener un acceso más rápido a Internet. Esta cifra constituye un importante indicador de la demanda, y viene además a cuestionar algunos de los argumentos de las compañías de telecomunicaciones, de que tan solo un escaso porcentaje de los potenciales clientes estaría dispuesto a pagar por un servicio más rápido en las zonas rurales.

B4RN optó desde el principio por el mejor Internet posible, de modo que la velocidad de acceso de los abonados a su red supera con creces la oferta comercial de la mayoría de las ciudades europeas.

A pesar de los retos que supuso la instalación de la banda ancha en el medio rural y de optar deliberadamente por un servicio de gama alta, B4RN ha sido rentable, creciendo desde los 100 hogares originariamente conectados en 2011 a los más de 3000 actuales. Es interesante señalar también que B4RN se puso en marcha sin ninguna financiación pública y que la organización reinvierte sus beneficios en la comunidad.

Más rápido que la NASA

B4RN señala los tres elementos clave de su éxito: es una iniciativa puesta en marcha y ejecutada por la comunidad, y su calidad técnica.

El hecho de que haya sido puesta en marcha por la comunidad significa que el programa estuvo diseñado desde el inicio para satisfacer las necesidades de los usuarios locales, al tiempo que contribuyó a que los residentes se concienciaran de la situación y asumieran la iniciativa para mejorarla.

B4RN contó con la activa participación de los residentes en la ejecución del proyecto. El despliegue de la banda ancha en Europa resulta caro debido fundamentalmente al coste de instalación de los cables: gracias a la participación de voluntarios locales, dichos costes se vieron significativamente reducidos respecto a los de una empresa comercial. La comunidad local contribuyó también de una manera significativa en facilitar los derechos de acceso necesarios para cavar las franjas y tender los cables.

El éxito de B4RN se debe también a su enfoque basado en la calidad: en efecto, la decisión de optar por conexiones de 1 Gbps -«más rápidas que la NASA», como afirman en B4RN- supuso ciertamente un incentivo para los usuarios a la hora de adoptar el servicio. Esto garantizó igualmente la sostenibilidad del proyecto, ya que se evitó caer en la trampa de instalar redes de baja calidad tipo «hágalo usted mismo».

BÜRGERBREITBANDNETZ

En 2014, los ciudadanos de Schleswig Holstein, al norte de Alemania, crearon una compañía de inversión para construir su propia red, en un momento en el que ni el operador de telecomunicaciones establecido ni ningún otro querían mejorar la conectividad de la zona.

La iniciativa, denominada BürgerBreitbandNetz (BBNG), se gestiona como si fuese una empresa, aunque el consejo de dirección está compuesto por representantes de los ciudadanos y por alcaldes locales. La iniciativa consiguió recaudar los fondos necesarios, para lo que atrajo la inversión de ciudadanos, de bancos y empresas locales, y, muy en particular, de parques eólicos. El capital resultante se ha invertido en infraestructuras.

Uno de los factores clave de BBNG es que empezó con una completa evaluación de la demanda de los ciudadanos locales, realizada por medio de una consulta. El plan era conectar aquellos pueblos en los que al menos un 62% de sus residentes estuvieran dispuestos a abonarse. Y la respuesta fue abrumadoramente favorable, con un nivel de aceptación que varió entre un 82 y un 95%. Este temprano compromiso de los usuarios generó la demanda necesaria para proceder con la inversión. La iniciativa ha pasado de los 3000 hogares conectados en 2014 al objetivo de llegar a los 6000 en 2017.

Factores como el estrecho diálogo con los ciudadanos, la participación de agentes económicos locales y la movilización de capital a través de los bancos de inversión locales, han sido clave para el éxito de BBNG.

CONECTIVIDAD LEADER

Estos ejemplos muestran que las redes comunitarias y la iniciativa de los actores locales son los factores clave para el éxito. Vemos, por tanto, que LEADER y los grupos de acción local (GAL) tienen un verdadero potencial para actuar como catalizadores que ayuden a poner en marcha este tipo de iniciativas. LEADER cuenta con 20 años de experiencia en innovación a nivel local y con una red incomparable en todas las zonas rurales. Esta combinación única de experiencia de trabajo en red y de financiación inicial podría impulsar de una manera muy significativa las iniciativas locales encaminadas a mejorar la conectividad a lo largo y ancho de las zonas rurales europeas.

ASNET, BANDA ANCHA SIN CABLES

Jes Jessen, director de ASNET

Todo empezó cuando una explotación agrícola local, ubicada en la península de Asnaes, cerca de Kalundborg, en Dinamarca, abrió una tienda en línea para la venta de alimentos ecológicos: la lentitud de la conexión causaba, desafortunadamente, enormes dificultades al negocio. El agricultor se ofreció incluso a financiar la instalación de los cables de su propio bolsillo, una oferta que fue ignorada, y los contactos con los políticos se mostraron igualmente infructuosos.

Así que nos dimos cuenta de que teníamos que hacer algo nosotros mismos.

Organizamos entonces una reunión de la comunidad a fin de presentar la idea de crear un proyecto financiado por los usuarios locales y con fondos suplementarios de otras fuentes, en aquel momento todavía por determinar. Cuando nos enteramos de que LEADER proporcionaba fondos para el crecimiento rural, incluidos proyectos de banda ancha, empezamos a ver la luz al final del túnel.

De todos los operadores de telecomunicaciones con los que contactamos, tan solo un operador de fibra óptica nos envió un presupuesto, pero el coste por hogar (4000 euros) era demasiado elevado.

Vimos entonces que una solución menos ambiciosa pero más realista podría ser el acceso a banda ancha sin cables mediante el uso de la red 4G emergente. Pero enseguida empezaron a surgir los primeros obstáculos: poner en pie un número suficiente de mástiles con los transmisores 4G no solo resultaría costoso sino que también crearía una larga batalla legal y administrativa con el Ministerio de Asuntos Medioambientales y sus restricciones normativas al desarrollo local.

En ese momento se dio la circunstancia de que un parque eólico se estaba instalando en los campos de una explotación agrícola local. Como las torres eólicas miden 80 metros de altura, la instalación de antenas 4G adosadas de 70 metros conseguiría una cobertura muy amplia y con unas velocidades bastante aceptables para la comunidad. El 95% de los hogares contribuyó con una inversión de 400 euros cada uno, mientras que el operador de telecomunicaciones accedió a proporcionar el equipamiento y LEADER aportó el 50% del presupuesto.

ASNET proporciona ahora conectividad de banda ancha sin cables y para teléfonos móviles. A fecha de 2017 ya se habían conectado más de 150 hogares.

Imprimir ficha

Buscador




Síguenos en

Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural
C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es Conforme: XHTML 1.0 CSS 2.1
W3C WAI - AA
Accesibilidad

Liberbank

Escudo de Espa�a con el texto: Ministerio de Agricultura, Alimentaci�n y Medio Ambiente Bandera de la Uni�n Europea