Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

El 'coworking' se expande en el ámbito rural

05/01/2018 Área: Formación y Empleo Fuente: Diari ARA - ARCA

Una de las últimas ediciones del Diario ARA dedica uno de sus artículos al "coworking" fuera de las ciudades. Aunque nació en un ámbito urbano, recientemente esta nueva forma de trabajo se está expandiendo en zonas más rurales siguiendo el modelo del "Espacio Zona Líquida" de Riba-roja d'Ebre (Tarragona), un municipio de poco más de mil habitantes en un ámbito claramente rural, como una herramienta que permite retener y recuperar el talento que hasta ahora iba a las ciudades

El artículo también hace referencia al proyecto de cooperación " COWOCAT_RURAL". Impulsado por el Consorcio Intercomarcal de Iniciativas Socioeconómicas, este proyecto pretende potenciar la creación de empleo y actividad económica en las zonas rurales, y fomentar los valores del coworking y del teletrabajo en los territorios. Una nueva forma de trabajar que supone una oportunidad para los profesionales que quieren trabajar en un espacio colaborativo sin renunciar a un entorno rural. Así, y de manera indirecta, los espacios de coworking rurales provocan una activación económica del territorio y ayudan a fijar la población activa.


A continuación os detallamos el artículo publicado en el ARA.cat :

En los últimos años los espacios de coworking se han extendido desde Barcelona y el área metropolitana, donde surgieron los primeros, a otras ciudades medianas y pequeñas de todo el país. El coworking es una forma de trabajo que permite a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo, tanto físico como virtual, para desarrollar proyectos profesionales de manera independiente, al tiempo que se fomentan proyectos conjuntos. Nacido en un ámbito urbano, el coworking está expandiendo más recientemente en zonas más rurales siguiendo un modelo que comenzó a Ribarroja de Ebro, un municipio de poco más de mil habitantes en un ámbito claramente rural.

Nace el Zona Líquida 
En el año 2011 el Ayuntamiento de Ribarroja de Ebro decidió impulsar la emprendeduría para intentar detener el proceso de despoblación y la marcha de talento del municipio y apostó por crear un espacio de coworking. Lo hizo coordinando las concejalías de Juventud y Promoción Económica, aprovechando la alta velocidad de conexión a internet de que disponían en un edificio municipal donde quedaba vacío un espacio de unos 200 metros cuadrados. En ese momento no había ningún espacio de coworking en un entorno rural y se decidió visitar diversos espacios de este tipo en Barcelona para coger ideas. Paralelamente se hizo un trabajo de información a la gente joven del pueblo, y los nacidos allí que vivían fuera, para dar a conocer el proyecto y atraer usuarios para crear una comunidad de coworkers. De estas tareas se encargaron la abogada Pilar Andrés y el informático Toni Lanzas, que también se han convertido coworkers. El Consejo Comarcal de la Ribera de Ebro se implicó decididamente en el proyecto a través del Consorcio Intercomarcal de Iniciativas Socioeconómicas (CIS).

El concejal de Juventud de Ribarroja de Ebro, Francesc Ricard Esteban, explica que la inversión se quería hacer poco a poco y teniendo una masa crítica de usuarios del espacio de coworking, que se bautizó como Zona Líquida : "el agua es un elemento que se adapta y dibuja el camino, y el río Ebro marca nuestro municipio", explica. El Ayuntamiento decidió que los usuarios del espacio no pagaran ninguna cuota por su uso para fomentar su empleo. El consistorio, además, encuentra en el Zona Líquida profesionales y expertos para temas concretos para el municipio. Una de las últimas iniciativas conjuntas entre el consistorio y algunos coworkers es el mercadillo de Navidad que se celebrará en el pueblo este sábado. Hay otros efectos positivos, como la rehabilitación de casas por parte de emprendedores que se instalan en el territorio.

Actualmente hay una quincena de coworkers fijos, pero a lo largo del año más de una cincuentena de personas utilizan este espacio, con perfiles muy diferentes. No hay un horario fijo de apertura, ya que algunos usuarios trabajan con clientes y proyectos en el extranjero y deben adaptarse a sus horarios. Disponen de claves para acceder y van a veces en horas intempestivas. El espacio se ha ido equipando a partir de las necesidades de los coworkers, con un aparato de televisión, expositores o más recientemente una sala de reuniones, un espacio para fortalecer la relación y los lazos entre ellos.

En Zona Líquida hay más usuarios en verano que en invierno. Encontramos profesionales que habitualmente trabajan en Barcelona, Madrid o Sevilla y que durante las vacaciones se convierten en coworkers una vez descubren que allí tienen ancho de banda al tiempo que actividades muy económicas en el pueblo para los hijos.

Los principales sectores que encontramos en Zona Líquida son los servicios informáticos, jurídicos, el diseño gráfico, la artesanía, la consultoría medioambiental y la gestión de residuos. La media de edad está en los 45 años.

Un modelo que se exporta 
Desde el CIS, Begoña García explica que están trabajando para exportar el "modelo de éxito" del Zona Líquida a otras zonas con problemáticas comunes, como son la despoblación y la necesidad de retener talento joven que quiere marchar, a través del proyecto de cooperación Cowocat Rural. Se están haciendo reuniones con otros grupos catalanes de acción local. "Buscamos atraer gente que busca un cambio de filosofía de vida y vivir y trabajar en un entorno rural", explica García, que apunta a que no se trata de un proyecto de gran impacto numérico sino que se trabaja buscando la calidad. También se han mantenido reuniones con grupos de otros puntos del Estado e incluso con uno francés para asesorarles en diversos aspectos del funcionamiento de un coworking rural, como el reglamento interno.

Objetivo: los jóvenes 
Los jóvenes ahora son la prioridad del Zona Líquida. "Muchos jóvenes del pueblo se van fuera a estudiar y para ellos es un descubrimiento y una experiencia, pero los tenemos que hacer ver que tienen oportunidades reales si quieren volver. Y hay que hacer pedagogía ", explica Esteve.

La gerente del CIS, Begoña García, afirma que gradualmente se está produciendo un cambio de chip en el municipio: "Hasta hace poco los que se quedaban en el pueblo eran los que no triunfaban, y estábamos acostumbrados a que nos vinieran de fuera a darnos trabajo, a través de las industrias nuclear y química. El emprendimiento era difícil porque todo el mundo se colocaba. No había motivación. El cambio de mentalidad costará una generación, pero es necesario como alternativa a la nuclear y la fábrica química, que tienen fecha de caducidad ".

¿Qué es el Cowocat Rural? 
El proyecto de cooperación Cowocat Rural surge de la necesidad de promover el emprendimiento mediante el uso de las tecnologías de la información y la comunicación a partir de la experiencia del Zona Líquida de Ribarroja de Ebro. Con esta iniciativa se quiere potenciar la creación de empleo y actividad económica en las zonas rurales, y fomentar los valores del coworking y del teletrabajo en los territorios que participan en el proyecto. Esta nueva manera de trabajar supone una oportunidad para los profesionales que quieren trabajar en un espacio colaborativo sin renunciar a un entorno rural. Así, y de manera indirecta, los espacios de coworking rurales provocan una activación económica del territorio y ayudan a fijar la población activa.

Este proyecto se desarrolla en el marco de las ayudas para el desarrollo de proyectos de cooperación de los grupos de acción local de Cataluña, en el marco del Programa de Desarrollo Rural de Cataluña 2014-2020, y está cofinanciado por el departamento de Agricultura Ganadería, Pesca y Alimentación y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader).

La comunicadora especializada en digital Laia Benaiges es la impulsora del espacio de coworking RBA de Valls, que, a diferencia de Zona Líquida, es de gestión privada. El Espacio RBA también forma parte de la red Cowocat. A pesar de encontrarse en un territorio menos rural que Ribarroja, la Unión Europea considera el Alt Camp territorio rural y eso le permitió a Benaiges obtener ayudas europeas Leader para sacar adelante el proyecto. Eligió el nombre de RBA buscando la ruralidad a través de un fruto del campo, formado al mismo tiempo para pequeños frutos.

Cuando la antigua tienda de muebles fundada por su abuelo cerró y ella al mismo tiempo se quedó sin trabajo, oyó hablar del coworking y se informó a través de charlas y jornadas para saber en qué consistía y cómo funcionaba, y en 2014 puso en marcha el Espacio la Magrana. Tres años después, hay una docena de coworkers trabajando, en ámbitos tan diferentes como los servicios jurídicos, la comunicación digital, el diseño gráfico, la nutrición, el interiorismo o el adiestramiento de perros. La media de edad de los coworkers está alrededor de los treinta años y pico y proceden no sólo de la capital del Alt Camp sino también de otras poblaciones cercanas, como Tarragona, Salou y Cambrils.

RBA dispone de unos 400 m 2 con varios espacios donde los usuarios desarrollan sus proyectos profesionales. Encontramos una zona de trabajo, una sala de reuniones, un comedor donde hacer las comidas y dos salas de actos grandes. Algunos espacios también se pueden alquilar. Los coworkers tienen unas tarifas flexibles, según el uso que hagan de las instalaciones, que oscilan entre los 60 y los 180 euros, dependiendo de si van media jornada oa jornada completa y dos o tres días o toda la semana . Tienen un espacio propio, con muebles y servicios como fibra óptica y impresora-fotocopiadora.

Además de los coworkers que son usuarios habituales, hay una comunidad de profesionales que pagan 10 euros al mes y que se benefician de diversos servicios, como formar parte de un directorio web, tener difusión en las redes sociales o descuentos en alquileres de salas y eventos. Una vez al mes organizan un desayuno o vermut para potenciar la relación entre la comunidad y cada año montan un evento más importante, con una charla sobre otras actividades y una cata de vinos o de otros productos.

RBA forma parte de la Red de Espacios Coworking del Campo (XECC), con espacios en Tarragona, la Selva del Camp y hasta hace poco en Reus -ha cerrado recientemente, y una comunidad de más de 60 profesionales, que se benefician de descuentos y días gratis en otros espacios de coworking, networkings, una programación conjunta y otras ventajas.

Imprimir ficha

Buscador




Síguenos en

Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural
C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es Conforme: XHTML 1.0 CSS 2.1
W3C WAI - AA
Accesibilidad

Liberbank

Escudo de Espa�a con el texto: Ministerio de Agricultura, Alimentaci�n y Medio Ambiente Bandera de la Uni�n Europea