Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

Apoyo a la contribución de las mujeres en las zonas rurales

20/07/2017 Área: Mujeres Fuente: ENRD / REDR

El trabajo, las innovaciones y los logros empresariales que llevan a cabo las mujeres rurales son absolutamente imprescindibles para el progreso y la viabilidad de las zonas rurales en el futuro. Las mujeres que participan en actividades empresariales o comunidades rurales necesitan un mayor reconocimiento de su papel, además del apoyo específico de los programas de desarrollo rural (PDR).

Maura Farrell, directora de sostenibilidad rural en la Universidad Nacional de Irlanda y socia de investigación de la Red Rural Nacional de Irlanda; y Marta Rosa,  asesora en materia de políticas en el Comité de Organizaciones Profesionales Agrícolas (Copa), la voz unida de los agricultores y sus cooperativas en la UE, son las autoras de este artículo, "Apoyo a la contribución de las mujeres en las zonas rurales", aparecido en la  revista ‘Rural Connections' de ENRD y que reproducimos a continuación.

El papel de las mujeres en las zonas rurales

Las mujeres siempre han desempeñado un papel fundamental en el desarrollo y la sostenibilidad del sector agrícola y el medio rural en general. A pesar de ello, todavía se subestiman e infravaloran sus funciones y contribuciones, tanto en las explotaciones agrícolas como fuera de ellas.

Una investigación reciente ha revelado un aumento considerable de la cantidad de mujeres rurales empleadas y de mujeres que son socias en pie de igualdad en la producción. En la actualidad, el 30% de todos los jefes de explotaciones agrícolas de la UE son mujeres, al mismo tiempo que la agricultura fue el séptimo empleador de mujeres más importante en los veintiocho países de la UE en 2014.

Las mujeres desempeñan un papel fundamental en las explotaciones familiares, todavía predominantes del sector agrícola europeo. Sus funciones suelen ser agrícolas o con relación a distintas actividades empresariales de la explotación que promueven la diversificación agrícola.

No obstante, el trabajo de las mujeres fuera de la explotación también tiene una gran relevancia para la supervivencia de las explotaciones familiares y contribuye de una manera significativa a la seguridad financiera de las familias con explotaciones agrícolas. Las mujeres están especialmente cualificadas para el desarrollo de proyectos multifuncionales, llevando así a la práctica la noción de una economía circular ecosocial.

En general, la contribución de las mujeres a las economías rurales es cada vez más sólida, también como impulsoras de la innovación. Cada vez hay más mujeres activas desde el punto de vista económico en sectores como la artesanía rural, Según las cifras de la Oficina Estadística de la Unión Europea (Eurostat), los miembros de las familias representan el 41,7% de la mano de obra total en las explotaciones agrícolas de Europa junto con diversos tipos de tareas de voluntariado, innovación social y participación cultural.

Tras estas tendencias, subyace el aumento de la cantidad de mujeres con una formación educativa superior. Por otra parte, esto facilita las oportunidades de empleo en puestos directivos.

BARRERAS Y OBSTÁCULOS

Sin embargo, a pesar de los avances positivos, muchas mujeres todavía se enfrentan a un sinfín de dificultades cuando intentan acceder a empleos o desarrollar empresas rurales.

El índice de participación femenina en el mercado laboral sigue siendo menor en las zonas rurales que en la urbanas. Uno de los principales problemas relacionados con esto es que muchas mujeres no son «empleadas» oficiales en su explotación familiar y, por tanto, no adquieren derechos de protección social, pese a sus contribuciones sociales y económicas de distintos tipos.

Las agricultoras todavía tienden a tener empleos de menor remuneración y responsabilidades inferiores. Las explotaciones agrícolas gestionadas por mujeres también tienden a ser más pequeñas que las de los hombres.

Algunas de las barreras para el empleo de la mujer fuera de las explotaciones familiares son: las instalaciones limitadas para atención médica, cuidado infantil y de personas mayores; los servicios de transporte público inadecuados; la falta de acceso a Internet de banda ancha; y la formación profesional y práctica de baja calidad.

Durante muchos años, las iniciativas políticas en materia de igualdad de género en las zonas rurales de la UE han registrado avances excepcionales en algunos Estados miembros, mientras que otros todavía se quedan atrás. Los obstáculos habituales para el emprendimiento femenino en las zonas rurales son la falta de acceso a créditos, de participación en los procesos de toma de decisiones agrícolas o rurales, y de disponibilidad de redes de apoyo entre iguales.

APOYO A LA MUJER RURAL A TRAVÉS DE LOS PDR

Para conseguir progresos, es necesario alentar y apoyar a las mujeres, y promover el emprendimiento resulta también especialmente importante. Sin embargo, la aplicación de las políticas de desarrollo rural en las regiones o los Estados miembros todavía no aprovecha al máximo todo lo que las mujeres rurales pueden aportar a la sostenibilidad y al desarrollo del medio rural.

Los PDR ofrecen grandes posibilidades de ayudar a las mujeres empresariales en las zonas rurales, en particular mediante el apoyo a la diversificación agrícola, también en el caso de las empresas rurales basadas en el hogar o de otra índole.

Mejorar el apoyo al emprendimiento, tanto para hombres como para mujeres, en esferas como el turismo rural, los productos fabricados a nivel local y los servicios de los ecosistemas puede ser un elemento estratégico clave para promover el crecimiento económico general en Europa.

A través de los PDR, podemos mejorar el acceso a fondos o subvenciones para empresas emergentes destinados a mujeres que ponen en marcha pequeñas o medianas empresas en el medio rural, además de ofrecer cursos de formación relevantes en materia de desarrollo empresarial, identificación de productos, comercialización, turismo, conocimientos sobre tecnologías de la información y aspectos financieros de las empresas.

La creación de un entorno favorable para el emprendimiento y la participación en el mercado laboral de la mujer en las zonas rurales también implica mejorar la disponibilidad de servicios de calidad para el cuidado infantil en el medio rural y de otros servicios rurales, como la atención sanitaria y el cuidado de personas mayores.

La medida LEADER puede ser una herramienta de especial utilidad para que las mujeres participen activamente en el desarrollo rural, ya sea a nivel comunitario o en el plano de la innovación empresarial. Garantizar la igualdad de género en las juntas de los grupos de acción local del enfoque LEADER puede fortalecer el papel de las mujeres rurales en los procesos locales de planificación y toma de decisiones, y mejorar al mismo tiempo las oportunidades para las mujeres rurales.

MUJERES RURALES QUE SIRVEN DE INSPIRACIÓN

Las mujeres de las zonas rurales deben salir a la luz y ayudar a poner fin al declive rural. Para ello, es primordial mostrar el papel económico y social positivo de la mujer en la agricultura, y motivar a más mujeres a sacar el máximo partido de su potencial económico.

Imprimir ficha

Buscador




Síguenos en

Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural
C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es Conforme: XHTML 1.0 CSS 2.1
W3C WAI - AA
Accesibilidad

Liberbank

Escudo de Espa�a con el texto: Ministerio de Agricultura, Alimentaci�n y Medio Ambiente Bandera de la Uni�n Europea