Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

Cuatro minutos que esconden horas de trabajo y la agonía del medio rural gallego

26/06/2017 Área: Jóvenes Fuente: La Voz de Galicia

  • En el colegio Virxe da Saleta (Cea, Ourense), decidieron hacer un corto que mostrase el problema de la despoblación.
  • Puedes ver el cortometraje completo aquí: http://bit.ly/2sdqdxj

Artículo de Edith Filgueira, publicado en La Voz de Galicia.

En el pueblo de Carlota Álvarez viven solamente ella y su familia. Y en el más cercano, calcula que deben vivir otras dos o tres personas. «So vive xente maior e non temos xente xove coa que quedar. Para atoparnos cos nosos amigos sempre temos que desprazarnos. E por outra banda a xente maior vai morrendo, co que as aldeas quédanse vacías», explica esta estudiante que ahora está en O Carballiño cursando Bachillerato, pero que hasta el año pasado era una más de los 150 alumnos que tiene el colegio Virxe da Saleta, en el municipio de Cea.

«Nós viñemos para aquí cando eu tiña catro anos e non teño a rapaces da miña idade preto», añade Alejandro Pico sobre el abandono del rural y cómo le afecta. Y con sinceridad responden que no saben cuál podría ser la solución a una epidemia que en los últimos años no hace más que sumar núcleos con empadronamiento cero. Pero les encantaría que la hubiera. Aunque la espera mientras se toman cartas en el asunto no ha sido pasiva. Se levantaron de sus pupitres e intentaron sacar algo positivo de la despoblación del rural gallego haciendo un corto que reflejase la situación a la que se enfrentan cada día. El resultado fue el vídeo Os xeranios do señor Alfonso, en el que un joven y un hombre de avanzada edad entablan amistad a partir de un incidente con los geranios del segundo.

Un año y medio de trabajo en el que colaboraron, de forma voluntaria, alumnos de diferentes cursos de la ESO. El guion surgió tras pensar en un problema que afectaba a todos, en mayor o menor medida, y el que llevó la mayor parte del peso fue Alejandro -aunque evita reconocerlo cuando afirma que se escribió entre todos-. Se comprueba así que uno de los principales objetivos del profesor David González se ha alcanzado. «Lo bonito de esto no es que aprendan a ser animadores, porque seguramente no se dediquen a ello, sino que trabajan en equipo y no se ven en la pantalla. Trabajan para todos, no para su lucimiento personal», explica el docente.

Casi cuatro minutos de cortometraje animado, con la técnica stop motion, que supusieron más de dos mil fotogramas y horas extras para dar forma a los decorados y los muñecos. «Unos animaron planos, otros ayudaron a pintar los decorados, Carlota se encargó de los muñecos y Alejandro (Pico) del guion. Fue un proceso muy largo en el que colaboraron de forma desinteresada. La idea inicial de hacer un corto fue mía porque creí que podía salir bien, pero todo lo demás lo pensaron ellos», explica González.

Hace ahora un año que lo presentaron por primera vez y desde entonces ya han recogido varios premios, el último en la octava edición del Festival Escolar Audiovisual Olloboi, en la categoría de Arte. Y debido a los escasos recursos económicos con los que cuentas los centros del rural, invierten lo ganado en poder desplazarse hasta otros certámenes. «Participamos en algunos concursos en los que hay otros centros escolares pero también competimos con escuelas de imagen y sonido, o sea que estamos compitiendo a un nivel muy alto y eso es un orgullo para ellos», cuenta el profesor.

 La estructura de los muñecos es de alambre y madera y el exterior está hecho con goma eva -calentada, moldeada y pegada para dar forma a los personajes-, según cuenta Carlota. Pero había que darles vida y para ello elaboraron una carta de rodaje en la que explicaban, fotograma a fotograma, quién estaba hablando. Grabaron los diálogos y movieron las bocas de los muñecos miles de veces. Un proyecto que sirvió para que la despoblación no sea invisible y para establecer lazos entre ellos que los han ayudado a nivel personal y académico. «Pagou a pena polos recoñecementos que aínda estamos recibindo e polo ben que quedou, cousa que non pensabamos cando o comezamos», finaliza Carlota mirando a los que serán, para siempre, sus compañeros en esta aventura.

Imprimir ficha

Buscador




Síguenos en

Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural
C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es Conforme: XHTML 1.0 CSS 2.1
W3C WAI - AA
Accesibilidad

Liberbank

Escudo de Espa�a con el texto: Ministerio de Agricultura, Alimentaci�n y Medio Ambiente Bandera de la Uni�n Europea