Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

Vivir en un pueblo pequeño de CyL reduce a la mitad las expectativas de ingresos para un trabajador respecto a una gran ciudad

05/06/2017 Área: Exclusión social Fuente: ileón.com

  • El catedrático José Luis Rojo destaca que "las características del trabajo y de la vida rural no son atractivas para los jóvenes" lo que impacta directamente sobre el declive demográfico

Vivir y trabajar en un pueblo pequeño no es lo mismo. La tranquilidad de una pequeña población del medio rural puede resultar muy atractiva como forma de vida lejos del estrés de las grandes urbes pero la falta de servicios públicos y, sobre todo, la dificultad para el empleo y las condiciones en las que se crean dificultan que la gente permanezca o regrese a un campo cada vez más despoblado. Y es que un trabajador en una ciudad de Castilla y León gana de media prácticamente el doble que uno de un municipio de menos de 1.000 habitantes.

Los datos que facilita la Agencia Tributaria sobre los rendimientos medios del trabajo por el tamaño del municipio son concluyentes. Las últimas cifras publicadas, correspondientes a la declaración de 2014, reflejan unos rendimientos medios en Castilla y León en las urbes con más habitantes (entre 100.001 y 500.000), Valladolid, Burgos, León y Salamanca, de 19.928 euros, cuando los pueblos de menos de 1.000 habitantes, 1.989 (el 88,4 por ciento del total), presentan un dato de 11.389 euros.

Es decir, los trabajadores de los pueblos ganan de media 8.539 euros menos que los de la gran ciudad, o el 57,1 por ciento de lo que ingresan los ciudadanos más urbanitas, a pesar de que viven a unos pocos kilómetros de sus vecinos.

La diferencia de ingresos no es tan pronunciada entre los grandes municipios de la Comunidad con los de tamaño medio. Las ciudades de entre 50.0001 y 100.000 habitantes (cinco) presentan unos ingresos medios de 18.444 euros; y las de entre 20.0001 y 50.000 (seis) de 18.224.

Por debajo de 20.000 habitantes se produce ya una fuerte caída, hasta los 16.730 euros en los de más de 10.001 (ocho); los 16.561 euros en los de entre 5.001 y 10.000 (35); y los 15.208 euros en los de entre 1.000 y 5.000 (201). A partir de un tamaño por debajo del millar de habitantes se produce otro gran desplome, hasta los 11.389 euros.

Vaciamiento de los pueblos

El catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Valladolid e integrante del equipo de Hispalink en la Comunidad, José Luis Rojo, constató, en declaraciones a Ical, el "vaciamiento" que están sufriendo los núcleos rurales. En ese sentido, explicó que el descenso de la población tiene dos causas estructurales relevantes, por un lado el envejecimiento y por otro la merma de la natalidad "ligada tanto a la disminución de las parejas fértiles como a la inseguridad en el mundo laboral, así como al deseo de los jóvenes de disponer de más tiempo para ellos mismos y a la ruptura de la estructura tribal de las familias".

Asimismo, constató como causas coyunturales la disminución de la entrada de inmigrantes o la baja consideración que en muchos ámbitos empresariales se tiene hacia las necesidades de las mujeres embarazadas y de las madres, "fenómeno que tiene que ver con una baja calidad educativa y que, adicionalmente provoca el deterioro de los equipos humanos en las empresas".

En este contexto, este experto recalcó que en el mundo rural, "el fenómeno se agudiza porque las características del trabajo y de la vida rural no son atractivas para los jóvenes en municipios que, en general están escasos en servicios a la población, como sanidad, educación, servicios sociales, actividad cultural y de ocio...".

Desequilibrios provinciales

La distribución provincial de los rendimientos del trabajo también constata fuertes desequilibrios territoriales. Los grandes municipios de Valladolid y Burgos, las capitales de provincia, presentan rendimientos medios de 20.744 y 20.004 euros, en cada caso; frente a Zamora y Palencia en el extremo opuesto de la tabla, con 18.138 y 18.619 euros, respectivamente. Asimismo, en Segovia se sitúan en 18.736; en Soria, en 18.814; y en Salamanca, en 18.832. Por último, en León alcanzan los 19.964 y en Ávila, los 19.008.

Lo mismo ocurre con los municipios de menos de 1.000 habitantes. Estos pueblos en la provincia burgalesa presentan unos ingresos medios declarados en IRPF de 13.692 euros; cuando en Zamora esa cifra se reduce hasta los 10.081 euros. Segovia presenta la segunda mejor cifra media de ingresos para estos pueblos, con una media de 12.925 euros, seguida de los municipios de Valladolid, con 11.589. Asimismo, la media de rendimientos declarados en las pequeñas poblaciones de la provincia de Palencia, se sitúa en 11.331 euros, y en Soria alcanza los 11.250 euros de media. Por debajo de esos ingresos medios están los pueblos de Salamanca, con 10.751 euros; León, con 10.746; y Ávila, con 10.362.

Otras rentas

Las cifras de la Agencia Tributaria indican que la situación se repite para las rentas medias derivadas de bienes inmuebles no afectos a actividades económicas, con 1.239 euros de media en las grandes ciudades por encima de los 100.000 habitantes y 749 euro en los pueblos de menos de 1.000.

Asimismo, en relación a los rendimientos medios de las actividades económicos, las declaraciones presentadas en Castilla y León arrojan una media para las grandes capitales de 9.157 euros; cuando en los pequeños municipios se reduce esa cifra hasta los 6.111.

Una estimación discutible

Rojo quiso dejar claro que la utilización de las fuentes tributarias en la estimación de las rentas es discutible porque se trata de autodeclaraciones de las personas físicas y, además, se centran en el municipio fiscal, que no siempre coincide con el de residencia. Asimismo, recordó que un número importante de contribuyentes domiciliados en el mundo rural, que reciben ingresos de la PAC o disponen de subvenciones a la actividad agraria, están en el sistema de módulos, lo que "desvirtúa la información, al tener tratamientos diferentes a los de las rentas del trabajo". Con todo, asumió que esta discusión sobre las fuentes estadísticas no quita importancia a la reflexión sobre la cohesión territorial en la Comunidad y las perspectivas demográficas.

José Luis Rojo aseguró que la cohesión territorial en Castilla y León parece "bastante sólida, al menos en el presente" y defendió que "si se saben reconocer las tendencias estructurales y se corrigen los factores coyunturales, no resulta previsible un deterioro del engranaje socioeconómico a medio o largo plazo".

Sin embargo, advirtió de que resulta más preocupante, desde la cohesión social, la situación de los jóvenes en entornos urbanos, "con escasos ingresos y rentas, altos costes de la emancipación y alto desempleo". Al respecto, razonó que "el escaso valor que se concede a la formación intensa y de calidad, también desde las familias, podría acabar generando dinámicas de ruptura social en las ciudades, y entre estas y el mundo rural".

Declaraciones e hijos

La base de datos de Hacienda constata que en 2014 se contabilizaron en la Comunidad, 1.226.901 declaraciones, la mayor parte en las cuatro capitales de más de 100.000 habitantes, 421.878; y en las cinco localidades con entre 50.001 y 100.000 personas, 167.898. En los pueblos de menos de 1.000 habitantes se registraron 187.437; en los 1.000 a 5.000 se presentaron179.453; y en los de 5.001 a 10.000 sumaron 113.632. El número de declaraciones a los municipios de 20.001 a 50.000 habitantes fueron 96.610; y en los de entre 10.001 y 20.000, un total de 59.993.

Cabe destacar también la situación demográfica que refleja el informe, que indica que los castellanos y leoneses declararon en el año de estudio 613.659 hijos, con 200.707 en las ciudades de más de 100.000 habitantes y 87.393 en las de entre 50.001 y 100.000. Los hijos en los pueblos de menos de 1.000 habitantes sumaron 66.201, una cifra que se eleva hasta los 97.933 para las de entre 1.000 y 5.000. Asimismo, se contabilizaron 69.776 en los de entre 5.001 y 10.000 habitantes; 36.522 en los de entre 10.001 y 20.000; y 55.127 en los de entre 20.001 y 50.000.

Por último, a deducción media por vivienda habitual en las declaraciones de los habitantes de los mayores núcleos de población se sitúa en 735 euros de media, cuando en los pequeños pueblos está en 634.

Imprimir ficha

Buscador




Síguenos en

Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural
C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es

Conforme: XHTML 1.0 CSS 2.1
W3C WAI - AA
Accesibilidad

Escudo de España con el texto: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Bandera de la Unión Europea