Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal

Está usted en:
  1. Actualidad
  2. Noticias
Bookmark and Share

Noticias

Neus Albertos, experta en Igualdad: “Las mujeres rurales no tienen las mismas condiciones y oportunidades que los hombres en el medio rural, no son iguales”

13/10/2017 Área: Mujeres Fuente: ARA

Con motivo del Día Internacional DDe Las Mujeres Rurales, ARA ha entrevistado a Neus Albertos Meri para hablar de la formación en igualdad de género en el medio rural que los grupos de desarrollo están recibiendo.

Neus Albertos Meri es a día de hoy, una  de las voces feministas más representativas de la lucha por la igualdad. Es una de las pioneras en preparar proyectos de formación para instituciones municipales y autonómicas con perspectiva de género. Trabajos sobre empoderamiento, cambios en los paradigmas patriarcales y misóginos avalan su trayectoria.

Con cerca de 30 años de experiencia como profesional, es la encargada de la formación en igualdad de género que los Grupos de Desarrollo Rural asociaciones de mujeres y personal de la Administración están recibiendo en el nuevo marco 2014-2020. Se trata de que "los GDR cuenten con todas las herramientas y conocimientos necesarios para aplicar la perspectiva de género en el plan LEADER".

Con tan solo 22 años participó en la Conferencia de la ONU en Nairobi. Dice Neus Albertos que aquella conferencia marcó un antes y un después en su vida. "Pude ver una pequeña muestra del mundo en su dimensión femenina". Y añade: "Nairobi fue un revulsivo que me animó aún más a perseguir la igualdad y a trabajar por un mundo más justo e igualitario para todos. Un mundo- continúa- donde históricamente  a la mujer se le ha relegado a un segundo plano".

Para ella la igualdad se aprende, se crea y se construye. "No  viene dada ni por el tiempo ni por ninguna designación divina o humana sino que hay que contribuir para ello". Y concluye: "La igualdad se aprende al igual que hemos aprendido la discriminación".

 -¿Qué formación se está facilitando a los Grupos de Desarrollo Rural, asociaciones de mujeres y personal de la Administración a la hora de poner en práctica la perspectiva de género en el medio rural?

 La formación que se está impartiendo a los Grupos de Desarrollo Rural y demás colectivos (asociaciones de mujeres y personal de la Administración) y que coordina la Dirección General de Desarrollo Sostenible del Medio Rural responde a las necesidades de los Grupos en cuanto a conocimiento y, sobre todo, se les está facilitando herramientas y métodos para que puedan desarrollar las directrices de Europa respecto a la Igualdad de oportunidades en el programa de desarrollo rural.

Y para cumplir con todas estas recomendaciones e instrucciones se necesita información y formación y en ello estamos.

A pesar de que se lleva mucho tiempo trabajando la igualdad a través de los diferentes programas, la Dirección General había detectado en el anterior marco una serie de necesidades informativas y formativas y es en este contexto donde se enmarca dicha formación.

Así estamos intentando aunar criterios, conocer e ir homologando conceptos y contextos para trabajar todos en una misma dirección y paliar la gran confusión que existe en torno al concepto de igualdad. Y es que el principio de igualdad no es sólo cuestión de voluntad sino de imperativo legal incluido en nuestro marco jurídico desde la Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948) pasando por los diferentes Tratados Internacionales, las Conferencias como la Nairobi o Pekín, es decir, hay todo un entramado jurídico, político y, sobre todo, teórico y metodológico, que requiere ser conocido.

 -¿Qué dudas plantean y a que obstáculos se enfrentan los Grupos de Desarrollo Rural a la hora de aplicar la igualdad de género  en el programa de desarrollo rural?

Bajo mi punto de vista, los verdaderos obstáculos a los que se enfrentan los GDR son tres; uno, la falta de conocimientos de todos, en general. A las cuestiones de igualdad se han dedicado personas especializadas y ahora en  este nuevo Programa, se ha reducido y acotado el personal en los Grupos por lo que encontramos que ya no hay personas especializadas en ello.

En segundo lugar, hablaría también de falta de conocimientos a la hora de plantear la perspectiva de género como una intervención profesional y metodológica, es decir, es necesario que todas las personas que trabajan en desarrollo rural deberían tener unos conocimientos básicos del principio de igualdad tal y como tienen de otras disciplinas.

Quiero insistir en que el principio de igualdad es,  en estos momentos, un mandato jurídico -político, un requerimiento de obligatoriedad que hay que cumplir tal y como viene recogido en la Ley de Igualdad andaluza, del Estado, Europea y Tratados Internacionales. Por lo tanto, la igualdad no es algo que se deje a elección personal.

Además en el actual contexto social y cultural, la desigualdad y las discriminaciones por razón de género ya no se sustentan ni se asumen sino que se quieren resolver y reparar.

Si bien es cierto que  los GDR no tienen el mismo personal que antes también necesitan aprender acerca de este conocimiento que es cambiante y no está en los programas generales ni en las Universidades ni en los currículos académicos. En este sentido la Dirección General pretende con esta formación "Igualdad de Género en el Medio Rural 2014-2020" que los Grupos de Desarrollo dispongan de los recursos y herramientas necesarios para desarrollar la medida 19 LEADER del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía. Es decir, que todos los recursos informativos y formativos  respondan a los objetivos establecidos por la propia Comisión Europea y demás organismos. Y creo que ahora más que nunca hace falta información, formación y conocimiento.

-En el caso de las asociaciones de mujeres ¿cuáles son sus reivindicaciones respecto al Programa de Desarrollo Rural?

Hemos comenzado a trabajar con las asociaciones de mujeres rurales al constatar que no están tan presentes como les corresponde en el desarrollo de sus territorios. No sólo dan vida al medio rural sino que también fijan la población y en lugar de ser meras invitadas deberían ser también  protagonistas del desarrollo rural ya que nadie mejor que ellas conocen las necesidades de sus pueblos.

Por eso se ha comenzado a trabajar en este proceso con ellas para que desde la información y conocimiento conozcan, entiendan y asuman el papel que les corresponde en el desarrollo de sus territorios y pueblos.

Y es que estamos hablando de muchos fondos económicos que llegan a los territorios y una gran mayoría de mujeres no son conscientes de las posibilidades de ayuda de los diferentes programas. Lo mismo ocurre con los Grupos de Desarrollo Rural. Después de más de 20 años de funcionamiento en los territorios, hay una gran mayoría de mujeres que no conocen su funcionamiento ni para qué sirven.

Este ejemplo sirve para ilustrar el resto de la problemática; aunque existan leyes y recursos si no los conocemos y utilizamos es como si no existieran.

En definitiva, creo que todos estos aspectos refuerzan que las mujeres rurales estén aún más discriminadas. De ahí que la formación y el conocimiento contribuyan a corregir estas desigualdades.

En cuanto a sus reivindicaciones, las mujeres rurales reclaman estar donde les corresponde ya que el simple hecho de estar presentes les permite tomar consciencia, comprometerse e implicarse.

Históricamente las mujeres hemos estado ajenas al conocimiento porque nos han relegado a lo doméstico, al ámbito  privado siendo ajenas a los espacios donde se toman decisiones e iniciativas. Y esto hay que cambiarlo porque si no la igualdad no será real.

-¿Cómo lograr un papel activo de las mujeres en sus territorios y una mayor presencia en los órganos de gobierno de los GDR?

Primero con conocimiento, segundo con formación, tercero con entrenamiento y conciencia y cuarto con presencia y protagonismo. Es fundamental seguir todos estos pasos para que las mujeres tomen conciencia y estén presentes en los órganos de gobierno de los Grupos. Algo que en algunos casos se va notando poco a poco. Para ello hay que comenzar con la información y formación que es el momento en el que estamos.

Por otro lado estamos trabajando para que las mujeres aprendan el vocabulario del desarrollo rural; conceptos, procedimientos a seguir, requerimientos, requisitos de la Comisión Europea y demás organismos implicados y algo que considero fundamental es conocer la medida 19 LEADER y los aspectos clave de Programa de Desarrollo Rural.

- La perspectiva de género se aplica de forma puntual en determinados programas. ¿No cree que hace falta un planteamiento más transversal e integral?

Lo que hace falta es que la gente sepa ya que existe una enorme confusión en materia de igualdad como he comentado anteriormente.

La perspectiva de género es una herramienta de trabajo, metodológica y teórica que permite desde ahí analizar, explicar e intervenir en la realidad. La clave está en que todo este proceso requiere de saber para poder  analizar, intervenir, teorizar y hacer.

 El hecho de ser mujer u hombre nos coloca en posiciones diferentes que condiciona y determina nuestras vidas. Lo que hace la perspectiva de género es poner el foco en esa posición en la que estamos unos y otras en todos los ámbitos de la vida para a partir de ahí desmontarla, colocarla en otro lugar y conseguir con ese cambio la igualdad.

La igualdad es el umbral que perseguimos y la perspectiva de género es la herramienta para conseguirla de forma eficaz.

Es cierto que contamos con la igualdad jurídica pero no con la real que es la más difícil de conseguir porque está basada en cambios estructurales, simbólicos, creencias y valores difíciles de mover.

A través de un largo proceso de sociabilización y aprendizaje de más de 5.000 años las mujeres hemos aprendido a ser inferiores al igual que los hombres han aprendido a ser superiores. Fíjese que el principio de igualdad tiene apenas 300 años de tradición.

Eso no quita para que sigamos trabajando todos los días para que conseguir la igualdad real. Probablemente no la consigamos ya, pero contribuiremos y consolidaremos todos los pasos para que sea en algún momento de la historia efectiva y real.

-¿Conoce otras iniciativas similares a la formación en género que se están desarrollando con los Grupos?

Lo interesante de esta formación que impulsa la Consejería de Agricultura, a través de la Dirección General de Desarrollo Sostenible, es que está poniendo a trabajar en la misma dirección a todos los actores que intervienen en la medida 19 LEADER.

Aunque en otras Comunidades Autónomas se está trabajando también la igualdad de género no conozco ninguna otra intervención como ésta tan integral y que englobe a todas las partes que intervienen en el plan LEADER 2014-2020. 

¿Qué papel puede desempeñar ARA en todo este proceso?

 El papel de ARA debería ser el de acompañante y asesor permanente a los Grupos de Desarrollo Rural en materia de igualdad. Creo que debería recoger sus necesidades e ir dándoles respuesta. Es más, considero que ARA debería tener una estructura de conocimiento sobre igualdad para canalizar y responder a las peticiones de sus asociados.

¿Es optimista o pesimista ante la evolución de los derechos de las mujeres en este siglo?

Sin lugar a dudas, soy optimista. Sin embargo, hay también elementos  para el pesimismo que me gusta definir como realidad compleja y difícil.

El desánimo y los obstáculos no han impedido que lleve 40 años militante y cerca de 30 años de profesional. Creo profundamente en la igualdad aunque sea una utopía. Las realidades que ahora vivimos también fueron utopías en otros tiempos.

Imprimir ficha

Buscador




Síguenos en

Copyright © 2008 Red Española de Desarrollo Rural
C/ Duque de Medinaceli, 12 1º izda. 28014 Madrid
Tel.: 911 289 748 Email: redr@redr.es

Conforme: XHTML 1.0 CSS 2.1
W3C WAI - AA
Accesibilidad

Escudo de España con el texto: Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente Bandera de la Unión Europea